Las adicciones

La adicción es considerada una enfermedad crónica. Se caracteriza por la dependencia de un individuo a una sustancia, actividad o conducta que le proporciona alivio y/o placer. Este deseo implica una conducta incontrolable y una dificultad enorme de abstinencia permanente. Existen distintos tipos de adicciones, pero en la mayoría de ellas, el hábito compulsivo interfiere en la vida cotidiana y en la salud de las personas que las padecen.

Cuando un adicto se resiste o sale repentinamente de su rutina se produce el síndrome de abstinencia. En ese momento, se producen una serie de reacciones como el estrés, la ansiedad, la depresión o el insomnio.

La mayoría de expertos opinan que las adicciones son causadas por factores genéticos y vulnerabilidad biológica. Pero a la vez, factores como la sociedad, el estilo de vida, el entorno o las emociones, también influyen.

Tipos de adicciones

Las adicciones se pueden catalogar en tres subgrupos: según si la dependencia es hacia una sustancia, una actividad o conducta, u otras dependencias relacionadas con el pensamiento. Dentro de estos, hay una amplia variedad de las mismas que analizamos a continuación.

Adicción a una sustancia

Esta se produce cuando un individuo depende de una sustancia o compuesto químico que le brinda un estado de alivio o satisfacción. Este componente llega al cerebro a través de la sangre y produce cambios en su forma de funcionar. Entre las adicciones a sustancias químicas podemos encontrar productos legales e ilegales. Entre los productos legales, las adicciones a la nicotina o a la cafeína son las más aceptadas por la sociedad, aunque la primera sea perjudicial para la salud. La sociedad también está muy habituada al alcohol, pero aunque se consuma más que el tabaco, su adicción no está bien vista. Dentro del grupo de sustancias legales no debemos olvidarnos de la dependencia a los medicamentos. Por otro lado, también existen adiciones a drogas ilegales como la marihuana, la cocaína o la heroína entre otras.
Dentro de este grupo, hay adicciones con efectos graves para la salud. Por ejemplo, la dependencia a la heroína o a la nicotina. Y otras, como la adicción a la cafeína, que no causan problemas trascendentales.

Adicción a una actividad o conducta

Esta dependencia se produce cuando una persona está obsesionada con alguna actividad o conducta que le genera bienestar. Los casos más comunes son la ludopatía, la adicción a los videojuegos, a la comida, al deporte, al trabajo o a las compras. Estas adicciones suelen generar problemas que afectan al estilo de vida y al día a día de la persona que las padece. Si las adiciones al juego o a las compras afectan a la situación económica, las adicciones a la comida y al deporte perjudican a la salud.

La adicción a los videojuegos ha surgido en los últimos años debido a las nuevas tecnologías. Esta dependencia aparece edades cada vez más tempranas, provocando el aislamiento de la persona que la sufre. Los avances tecnológicos han desarrollado nuevas adicciones de las que aún se están estudiando las consecuencias. La adicción al teléfono, a las redes sociales o a Internet en general, son algunas de estas últimas dependencias que suelen padecer los más jóvenes.

Adicciones afectivas y emocionales

Hay individuos adictos a pensamientos o emociones, y otros, dependen de otras personas para sentirse bien.

 

¿Quieres especializarte en adicciones y drogodependencias? Descubre nuestra doble titulación Máster en Intervención Psicológica en Drogodependencia + Máster en Educación SocialCon esta formación podrás ayudar a personas que sufren dependencias a combatirlas, ya sea con tratamientos o con sesiones terapéuticas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies