El cuidado de personas mayores es una tarea difícil. No solo porque puede que requieran cierta asistencia médica, sino también porque hay que ayudarles a realizar casi todas las acciones de su día a día. Vestirle, asearle e incluso darle de comer, funciones vitales que a cierta edad pueden suponer todo un esfuerzo, ya sea por alguna invalidez física o mental.

Hoy dedicamos el post a todas aquellas personas que tienen a su cuidado un ser querido. Vamos a repasar algunas prácticas útiles en su día a día. Pero si lo que en realidad te interesa es formarte profesionalmente, echa un vistazo a nuestro curso Técnico Experto en Intervención y Atención Sociosanitaria en Instituciones + Técnico Experto en Atención a Personas Dependientes. Adquirirás un conocimiento especializado en el cuidado y atención de personas dependientes.

Consejos para el cuidado de personas mayores

Quizás ya los has tenido en cuenta. Sino, vamos a darte algunos consejos e indicaciones que pueden haceros la vida un poco más fácil. Toma nota.

Busca evitar riesgos adaptando el hogar

Uno de los primeros pasos que debes hacer cuando tienes a tu cargo el cuidado de personas mayores es adaptar el espacio. Así conseguirás reducir la probabilidad de accidentes, sobre todo caídas. Es importante, por ejemplo, adaptar la ducha para evitar resbalones y quitar todo objeto que le pueda suponer un obstáculo.

Lleva un control de sus medicamentos

Es muy importante que lleves un seguimiento de todos los medicamentos que debe tomarse. Llegada a cierta edad es habitual tomarse un gran número de pastillas. Para evitar sustos e improvistos, hazte con un pastillero o anota sus tomas en una libreta para que no te dejes ninguno.

Dieta equilibrada y motivación

En el cuidado de personas mayores es muy importante mantener su dieta de forma equilibrada, pues una buena alimentación ayuda en gran medida a prevenir cierto malestar. Además, para su bienestar, también es muy importante que se le escuche o se le acompañe a pasear, e incluso se le tenga un riguroso cuidado  personal. Este tipo de acciones harán mantener su chispa y vitalidad.

Y sobre todo, lo más importante, es no descuidar mostrarle cariño. Cuando una persona se hace mayor puede sentirse como un estorbo para los demás, para sus «cuidadores». Por ello, es esencial que siga sintiéndose como el miembro de la familia que siempre ha sido.