A lo largo del día tomamos montones de decisiones, unas más acertadas que otras, de ahí la ansiedad que padecemos en ocasiones puntuales. No siempre acertamos. Por este motivo podemos sentirnos mal con nosotros mismos, bajos de autoestima. Y nuestro desarrollo personal queda entorpecido. ¿Cómo evitarlo? En el post de hoy hablaremos del pensamiento contrafáctico, un ejercicio mental que te ayudará a expulsar pensamientos negativos y ver la parte positiva de cada situación.

Si quieres saber en qué consiste el ejercicio que te proponemos, sigue leyendo. Además, puedes especializarte en esta rama de la psicología con el Máster en Autoestima y Asertividad + Técnico Experto en Superación Personal. Estudiarás conceptos como el autocontrol emocional, técnicas cognitivas, inteligencia emocional y gestión de conflictos.

Pensamiento contrafáctico para el desarrollo personal

Todos nos hemos preguntado en algún momento cómo habría sido nuestra vida si hubiéramos tomado una decisión distinta. Si nos dejamos influir por este tipo de pensamientos, nuestra autoestima puede verse afectada en gran medida, ya sea para bien o para mal.

Este ejercicio mental es el que los expertos llaman pensamiento contrafáctico, plantear escenarios alternativos. El «no saber» entra dentro de nuestra condición humana perfectamente imperfecta. Esta incertidumbre puede llevarnos a un malestar psíquico pero también traernos beneficios para nuestro desarrollo personal.

¿Qué beneficios tiene para la superación personal?

Debemos ser conscientes que este tipo de pensamientos nos puede perjudicar si nos obsesionamos. Pensar que nuestra vida habría sido mejor si hubiéramos escogido un camino distinto. Si no eres capaz de salir de un de bucle de pensamientos negativos, detente. Toma aire y busca la parte positiva de la situación, siempre la tiene.

Para el bien de nuestro desarrollo personal, el pensamiento contrafáctico nos puede servir para evitar errores del pasado, no volver a caer en la misma piedra. Ayuda, por lo tanto, a reorganizar y planificar mejor nuestros pasos. En estas situaciones la experiencia juega un papel clave, como ves.

Y no solamente nos ayuda a no cometer viejos errores sino también a sentirnos satisfechos de nosotros mismos, clave en nuestro desarrollo personal. En vez de generar el pensamiento contrafáctico de forma negativa, formúlalo de nuevo para encontrar la parte positiva. Por ejemplo, «si no hubiera entregado el currículum en esta empresa, no me habrían contratado». Encontrarás la motivación que necesitas para mirar siempre hacia delante.