Alcanzada la vejez nuestro organismo no se regenera del mismo. Nuestro cuerpo trabaja más lento y el desgaste físico y neurológico es notable. Por este motivo, es importante que llegada estas edades se intente ser activo mental y físicamente. Una combinación entre ejercicios de memoria y movimiento.

En este artículo queremos hablar sobre cómo las personas mayores pueden estimular su memoria a través de diferentes juegos. Un modo de agilizar su mente y de disfrutar del momento.

Si sientes vocación por ayudar a las personas mayores, echa un vistazo a nuestro Máster en Salud Mental del Anciano. Estudiarás el funcionamiento de todos los procesos psicológicos característicos de esta etapa de la vida.

3 ejercicios de memoria que debes aprender

Para poder asistir en la salud mental de personas adultas mayores es importante que cuentes con una serie de conocimientos y habilidades. Por ejemplo, conocer cuáles son los juegos que más estimulan su memoria.

Si no se te ocurre cuáles pueden ser, vamos a comentar cuáles son los juegos más comunes que ayudan a estimular su actividad neuronal. ¡Empecemos!

Jugar al «Veo, veo»

Todo el mundo conoce el juego del «Veo, veo», ¿verdad? Que no te engañe su trivialidad. Visualizar un objeto y retenerlo hasta que los participantes lo adivinan hace que sea uno de los ejercicios de memoria más útiles. Ayuda a mantener despierta la mente de las personas mayores, además de hacerles pasar un buen rato.

¡Cadena de palabras!

Este resulta ser un juego memorístico divertido y útil. Formando un círculo, los participantes deberán repetir por orden de aparición las palabras pronunciadas por el resto de compañeros y añadir una a la cadena. El que se equivoca la paga.

Divertido, ¿verdad? Además de ser un juego entretenido, comprobamos que se trata de un ejercicio memorístico muy útil para entrenar la mente, sobre todo la de los adultos mayores.

El juego de las parejas

Este juego, compuesto por parejas de cartas iguales, también es recomendado por los especialistas. Se trata de voltear aquellas cartas iguales entre ellas, es decir, encontrar cada pareja.

Es un juego basado totalmente en la memoria, pues si no son las cartas esperadas deberán ser devueltas boca abajo y en la misma posición. De este modo, la persona mayor deberá recordar qué imagen hay en cada carta para aparejarlas.