No descansar lo suficiente durante varios días puede perjudicarnos más de lo que nos pensamos. El insomnio transitorio puede provocar malestar físico y psicológico, y eso afecta enormemente a nuestro rendimiento diario. Por eso es importante que si sufrimos este tipo de achaques, sigamos una pautas que nos ayuden a inducir el sueño. Unas pautas que se conocen como higiene del sueño.

El insomnio está relacionado, en su mayoría, con un periodo de estrés y de ansiedad. También puede ser una consecuencia de este tipo de trastorno psicológico, pero debe tratarse de forma aislada para ayudar a mejorar un problema mayor. ¿Te gustaría especializarte en el tratamiento de este tipo de patologías? Échale un vistazo a nuestro Postgrado en Tratamiento e Intervención de la Ansiedad y el Estrés.

En el post de hoy vamos a presentarte algunos consejos y hábitos que pueden ayudarte si estás pasando por un periodo de insomnio. Cabe decir que si tus síntomas persisten y van más allá, seguramente estos consejos serán insuficientes y por eso será momento de consultar a un especialista.

Cómo mejorar nuestra higiene del sueño

Tal y como ya hemos dicho, el estrés, la ansiedad e incluso el sedentarismo y la obesidad condicionan nuestro descanso. Por eso es muy importante que para que no nos desvelemos durante la noche nos planteemos nuestro estilo de vida. Unos buenos hábitos alimenticios y rutinarios nos ayudarán a dormir bien.

Sustancias que entorpecen el sueño

Los expertos señalan que necesitamos entre 5 y 10 horas de sueño, así que para asegurarnos de que realmente las aprovechamos debemos evitar ciertas sustancias que entorpecen la conciliación del sueño. Plantéate no tomar café más allá del mediodía. Según la persona, la cafeína puede persistir hasta siete horas. El té, el mate, el chocolate, los refrescos como la cola, el alcohol y el tabaco también interfieren en la conciliación del sueño.

Hábitos que te ayudarán a dormir mejor

Para conseguir una higiene del sueño completa y hacer frente al insomnio, además de evitar estas sustancias, es importante que consigas un entorno que evoque el sueño.

Te sugerimos que veas tu habitación tal cual un santuario. Debe ser un lugar dedicado exclusivamente al descanso. Para ello, busca que sea totalmente confortable. Una cama cómoda, silencio, oscuridad y una temperatura agradable te ayudarán enormemente.

Algunos consejos antes de irse a la cama

Sobre todo, desconecta del trabajo a partir de las 18h de la tarde. Desde entonces y hasta la hora de acostarse, crea tu propio ritual para irte a dormir tranquilo y relajado. Los siguientes consejos pueden darte algunas ideas:

  • Realiza una serie de ejercicios suaves tres horas antes de la cena.
  • Una cena sana y ligera es perfecta. Además, el huevo, el jamón, la carne de aves, el pescado azul y los lácteos contienen triptófano, una sustancia que ayuda a la conciliación del sueño.
  • Procura irte a dormir más o menos siempre a la misma hora. Para entonces apaga la televisión, el ordenador, el teléfono móvil y cierra el libro. No conviene que te despejes justo antes de dormir.
  • Realiza algunas técnicas de relajación. Te ayudarán a eliminar toda la tensión que has ido acumulando durante todo el día.

Confeccionarte una rutina como esta, previa al descanso, te ayudará a relajarte y además, indicarle a tu cerebro que se acerca la hora de dormir. Por pequeños que sean estos detalles en tu día a día te ayudarán sobremanera a conciliar el sueño sin necesidad de tomar medicamentos. Pero si el problema persiste, no dudes de consultarle a tu médico o especialista.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies