Trabajar para aprender a quererse es vital para sostener relaciones firmes y una autoestima alta. Además, hacerlo puede ser una experiencia gratificante y beneficiosa para uno mismo. Cultivar el amor propio y saber cómo manejar las emociones puede ayudarte a gestionar los sentimientos negativos y te capacita para afrontar adversidades de la vida y conflictos internos. Una persona emocionalmente saludable es capaz de gestionar sus sentimientos y comportamientos. Sin duda, cuidar la salud emocional es uno de los factores más importantes que influyen en conseguir la felicidad.

¿Te gustaría aprender a hacerlo? En el blog de hoy te contamos algunas formas para que aprendas a quererte. Así que, sigue leyendo o si lo que te interesaría es ayudar a otras personas, puedes ampliar tus conocimientos y aprender de manera profesional con nuestra titulación del Máster en Psicología Holística.

 

La importancia de aprender a quererse

Para muchos sentirse bien es todo un reto, sin embargo, aprender a quererse es un factor crucial. Principalmente, si no crees, confías y te quieres a ti mismo, es muy difícil que puedas hacerlo hacia los demás. El amor propio, es la base de todo, por ello, trata de conocerte y fortalecer la relación contigo. 

Si quieres conseguir mejorar tu estado emocional y bienestar interior, tienes que cuidar de ti mismo. Así que, hay que dedicarse cada día, en beneficio del crecimiento emocional. ¿Nos acompañas? Te damos algunas claves para desarrollar tu autoestima.

 

Consejos para fortalecer la autoestima

 

Identificar y gestionar las emociones

En primer lugar, debes saber que las emociones juegan un papel principal en las personas. De alguna forma, como seres emocionales “funcionamos” y guiamos nuestras conductas por lo que sentimos. Por esta razón, gestionarlas es muy importante para tener autocontrol, conocerse y empoderar el amor personal.

Estas son un elemento importantísimo para desarrollar la inteligencia emocional y madurar personalmente. Aprender a reconocer nuestras emociones y desarrollar una capacidad crítica nos llevará a un autocuidado más transformador.

Es por ello que, identificar las emociones, reconocerlas, comprenderlas, aceptarlas y conducirlas es muy importante para saber cómo gestionar los sentimientos. Facultar el bienestar y, mejorar así nuestra calidad de vida. Finalmente conocerse mejor y poder quererse.

Cultivar la propia libertad 

Hay que aprender a no depender emocionalmente de otros para consolidar el amor propio. La dependencia emocional es una desventaja que nos hace estar con otras personas por necesidad y no por elección propia. Aprender a estar bien con uno mismo y a ser individual es muy importante para después poder estar en sociedad. Primero hay que sanar la relación con uno mismo y luego establecer relaciones duraderas y estables con los demás.

Se consiente que no te hace falta nadie más que tu para ser feliz, aunque eso se consigue cuando uno se descubre y aprende a quererse.

Construir relaciones reales y sanas

Como decíamos, si sabes hacerte feliz, serás capaz de construir relaciones sanas que aporten cosas buenas a tu vida. Mantener relaciones saludables ayuda a que nuestro valor propio aumente y, por tanto, la autoestima.

Intenta que tus relaciones sean sanas y valora a quien realmente te aporta y se preocupa por ti. Disfruta de los buenos momentos con tu entorno y rodéate de gente real y sincera en la que puedas confiar, apoyarte, expresarte y ser tú mismo. Aunque a veces no es tan sencillo, si lo detectas, corta con aquellas relaciones que no te hagan bien.

Sobretodo, recuerda que tu felicidad la construyes tu y luego la compartes con personas que añaden valor a tu vida, las cuales pueden contribuir a tu felicidad.

Cuidarse para sentirse bien

Quererse a uno mismo es sinónimo de autocuidado y, para aprender a quererse es primordial cuidar-se mental y físicamente. Así que, ya lo sabes, tienes que cuidar de ti mismo en todos los niveles.

Dedica tiempo para ti

Presta atención a tus necesidades y sentimientos

Cuida la salud física para mejorar la salud mental. Para ello procura:

  • Descansar y dormir bien
  • Alimentarse y comer sano
  • Realizar actividades y ejercicio
  • Cuidar la higiene e imagen personal

 

En definitiva, aprender a quererse es un hecho individual, en el que es fundamental trabajar y gestionar las emociones en favor del bienestar personal para descubrirse y ser feliz con uno mismo.