Si estás pensando en especializarte en alguna rama de la Psicología pero todavía no te has decantado por ninguna, este artículo te interesa. La Psicología es una ciencia muy amplia, tanto como así abarca las complejidades de nuestra conducta y procesos mentales. Dicho en pocas palabras, podríamos decir que la Psicología se dedica al estudio de las implicaciones de nuestra experiencia humana. Por ello, muchos profesionales optan por la especialización en una rama concreta, como por ejemplo, la Psicología Deportiva.

Además, tal y como apuntan los expertos, la psicología del deporte no solo beneficia a deportistas de élite. Va mucho más allá, y a decir verdad es una disciplina que está en auge. ¿Quieres saber más sobre esta especialidad? Lee atentamente este post y amplia tus conocimientos con el Máster en Psicología del Deporte + Máster en Coaching Deportivo. Estudiarás en profundidad el sistema nervioso, las bases neurológicas del movimiento y las habilidades sociales que adquirirás como psicólogo o psicóloga del deporte.

¿Qué es la Psicología Deportiva?

La Psicología del deporte o Psicología Deportiva es la ciencia dedicada a estudiar el comportamiento de las personas que intervienen en una actividad física. Hablamos no solamente de atletas sino también de entrenadores y espectadores, pues se trata de analizar el desarrollo tanto físico como mental y cómo interactúan entre ellos. Esta suma de factores condiciona el rendimiento de los jugadores en el campo de fútbol, por ejemplo. De modo que el psicólogo deportivo se centra en estudiar la experiencia de cada jugador para conocer su comportamiento antes, durante y después del partido, con el fin de ayudarle a potenciar sus aptitudes deportivas.

En el deporte no todo es cuestión física. También la mente juega un papel fundamental, sobre todo en deportes individuales como el tenis. La autoestima constante durante el juego mantiene los nervios a raya, aunque el resultado no sea favorable. Esta actitud impenetrable ante el rival ayuda a infundirle sentimientos de inseguridad, y en muchos casos puede marcar la diferencia entre ganar o perder.

Técnicas de la psicología del deporte

Muchos deportistas profesionales practican técnicas mentales o psicológicas antes de salir a pista. Estos ejercicios les ayuda a prepararse y a coger confianza en sí mismos. Pero a decir verdad, los psicólogos también recomiendan estas técnicas a cualquier persona que esté sometida a una situación de estrés o que deba actuar bajo presión. Hagamos un repaso de tres técnicas destacadas:

Monólogo interno: autohabla

Se trata de hablar con uno mismo y visualizar la victoria. Los especialistas en psicología deportiva denominan este ejercicio como autohabla. Esta voz interna ayuda a mantener la confianza y la motivación necesaria para conseguir su propósito.

Visualizar situaciones

Imaginar situaciones de máxima tensión hace que se dominen los nervios a la hora de la verdad, y que la jugada sea exitosa. Este ejercicio es habitual entre jugadores de fútbol cuando deben chutar un penalti, por ejemplo. Al visualizarlo repetidas veces y repasar las emociones hace que llegado el momento no pierdan la calma.

Situación hipotética

Plantear una escenario hipotético ayuda a tener un plan B si algo no va bien. Antes de salir al ruedo muchos deportistas tienen preparado un plan alternativo en caso de darse cierta situación. Es lo que se conoce como «si pasa… entonces». Así, aunque salga mal la jugada, contará con otra ya resuelta.

Como ves, estas técnicas también pueden ser vistas como habilidades sociales. Por ejemplo, para apaciguar los nervios antes de una entrevista de trabajo o en caso de hablar en público.

Como profesional de la psicología del deporte podrás formar parte de equipos deportivos de alto nivel. Te dedicarás a trabajar la cohesión de grupo y a proporcionarles herramientas que les ayude a gestionar sus emociones, entre otras técnicas, todo para potenciar el rendimiento deportivo de cada atleta.